domingo, 27 de abril de 2014

Puede que con el tiempo vaya entendiendo
que el amor también es esto.
Es estar siempre con el corazón abierto,
perder el rumbo en cada decisión
valorar las pequeñas cosas
pegar patadas al pasado
conformarse con las sobras.

Es recordar cómo se pelean tus pestañas
y tus pantalones del pijama
tus parpados cerrándose en el desierto del sofá
las noches de pelea
los cigarros a deshoras
los autobuses
las prisas para verte otra vez
tu impuntualidad (y echarla de menos)
las excusas
los reproches.

Comprender que quererte también es recordar todo esto
y que me escuezan los errores
que seas más guapa cada día
y menos humana
que cada vez tu estés más lejos
y yo más cerca
de aquello que algún día pareció que podía ser
y que por unas o por otras nunca conseguimos.

Que quererte también es esperar que vuelvas

hasta que duela.

5 comentarios:

Pececillo Carrousel dijo...

Hey. Acabo de caer aquí por pura casualidad (bendita).
Me han conquistado tus palabras. Es genial. Una manera muy elegante de expresar todos esos pequeños detalles rutinarios, no rutinarios, que acompañan al amor.
Besitos

Miss Carrousel

Yo dijo...

Gracias por comentar en mi blog, me gusta el tuyo. te sigo si me lo permites.

un saludo

Lào. dijo...

¡Qué bonito y complicado es el amor!
Me encanta tu forma de escribir, así que me quedo por aquí.

*abrazos*

M dijo...

Tengo que decirte que me encanta tu blog y de esta entrada me quedo con esto:
"Que quererte también es esperar que vuelvas hasta que duela".

PD: Gracias por pasarte por mi blog, nos seguimos leyendo. Besos

Forgotten words dijo...

El amor es espera, pero también lucha entregada a ganarte un corazón